La oscura red detrás de las políticas de Javier Milei, Rishi Sunak y Donald Trump

El dinero oscuro de la Red Atlas está detrás de las políticas neoliberales en todo el mundo. Y es posible que encuentre a los líderes de su país en la lista de honor de la organización. Un artículo del poderoso medio británico The Guardian relata la trama de dinero negro que financia las políticas neoliberales en todo el mundo.

POLÍTICA 07/01/2024
multimedia.normal.90bb8c976d06b3f5.Z3J1cG9zLWRlLXBvZGVyX25vcm1hbC53ZWJw

Hay elementos del fascismo, elementos tomados prestados del Estado chino y elementos que reflejan la historia de dictadura de Argentina. Pero la mayor parte del programa de gobierno anunciado por Javier Milei, el demagógico nuevo presidente argentino, resulta inquietantemente familiar en el hemisferio norte.

Un programa intensivo de recortes masivos, demoler servicios públicos, privatizar bienes públicos; centralizar el poder político, despedir a funcionarios públicos, eliminar las restricciones a las corporaciones y oligarcas, destruir regulaciones que protegen a los trabajadores, a las personas vulnerables y al mundo vivo, apoyar a los propietarios contra los inquilinos, criminalizar la protesta pacífica, restringir el derecho de huelga. ¿Algo te suena?

 

Milei está intentando, con un vasto decreto de “emergencia” y un monstruoso “proyecto de ley de reforma”, lo que los conservadores han hecho en el Reino Unido durante 45 años. El programa intensivo tiene sorprendentes similitudes con el “mini” (maxi) presupuesto de Liz Truss, que destruyó las perspectivas de muchas personas pobres y de clase media y exacerbó la agitación que ahora domina la vida pública.

 

¿Coincidencia? Para nada. El programa de Milei estuvo fuertemente influenciado por los think tanks neoliberales argentinos pertenecientes a algo llamado Atlas Network, un organismo de coordinación global que promueve en términos generales el mismo paquete político y económico en todos los lugares donde opera. Fue fundado en 1981 por un ciudadano del Reino Unido, Antony Fisher. Fisher también fue el fundador del Instituto de Asuntos Económicos (IEA), uno de los primeros miembros de la Red Atlas.

 

La AIE creó, la plataforma política de Liz Truss. En una conversación por vídeo el día que presentó su “mini” presupuesto con otro miembro del instituto, su entonces director general, Mark Littlewood, observó: “Estamos en problemas, si esto no funciona es culpa tuya y mía”. No funcionó –de hecho, fue un desastre mayúsculo, con un gran costo para todos nosotros– pero, gracias a los medios de comunicación del Reino Unido, incluida la BBC, que continúan tratando a estos fanáticos cabilderos corporativos como proveedores de sagradas escrituras, zafaron de estar en la “ganchera política”.

 

El año pasado, la AIE apareció en los medios británicos un promedio de 14 veces al día: incluso más a menudo que antes del desastre que aplicó en el Reino Unido. Casi nunca se cuestionó quién lo financia o a quién representa. Los tres nominados por Truss han trabajado para o con organizaciones pertenecientes a Atlas Network (Matthew Elliott, TaxPayers’ Alliance; Ruth Porter, IEA y Policy Exchange; Jon Moynihan, IEA). Ahora, al igual que los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos, se les han otorgado poderes vitalicios para moldear nuestras vidas, sin consentimiento democrático. Truss también propuso a Littlewood, pero su recompensa por arruinar la vida de las personas fue bloqueada por la comisión de nombramientos de la Cámara de los Lores.

 

No se ha aprendido nada: estos grupos de presión corporativos todavía moldean nuestra política. Policy Exchange, que, como ha admitido Rishi Sunak, “nos ayudó a redactar” las nuevas y crueles leyes antiprotestas del Reino Unido, también es miembro de Atlas Network. Podríamos describir ciertas políticas como las de Milei, Bolsonaro, Truss, Johnson o Sunak, pero todas son variaciones de los mismos temas, ideadas y perfeccionadas por agentes que pertenecen a la misma red. Esos presidentes y primeros ministros son sólo las caras que presentan el programa.

 

¿Y quiénes son, a su vez, estos personajes? Muchos se niegan a revelar quién los financia, pero a medida que se ha ido filtrando información hemos descubierto que la propia Red Atlas y muchos de sus miembros han recibido dinero de redes de financiación creadas por los hermanos Koch y otros multimillonarios de derecha, del petróleo, el carbón y compañías tabacaleras y otros intereses que nefastos. Los agentes son meros intermediarios. Van a la batalla en nombre de sus donantes, en la guerra de clases que libran los ricos contra los pobres. Cuando un gobierno responde a las demandas de la red, en realidad responde al dinero que la financia.

 

Las usinas de dinero oscuro y la Red Atlas son medios muy eficaces para disfrazar y acumular poder. Son el canal a través del cual los multimillonarios y las corporaciones influyen en la política sin mostrar sus manos, aprenden las políticas y tácticas más efectivas para superar la resistencia a su agenda y luego difunden estas políticas y tácticas por todo el mundo. Así es como las democracias nominales se convierten en nuevas aristocracias.

 

También parecen ser expertos en moldear la opinión pública. Por ejemplo, en todo el mundo, estos lobbistas neoliberales no sólo han presionado para que se adopten medidas extremas contra las protestas, sino que también han demonizado con éxito a los manifestantes llamándolos “extremistas” y “terroristas”. Esto podría ayudar a explicar por qué los defensores pacíficos del medio ambiente que bloquean una carretera son rutinariamente golpeados, pateados y escupidos por otros ciudadanos, y en algunos lugares atropellados o amenazados con armas de fuego, mientras que los agricultores o camioneros que bloquean una carretera no. También podría explicar por qué apenas hay un murmullo de cobertura mediática o preocupación pública cuando se imponen penas extremas: como la sentencia de seis meses de prisión impuesta en diciembre al activista climático Stephen Gingell por marchar lentamente por una calle de Londres.

 

Pero lo peor está aún por llegar. Donald Trump nunca ha desarrollado una plataforma propia coherente. No tiene por qué hacerlo. Sus políticas han sido escritas para él, en un Mandato de Liderazgo de 900 páginas elaborado por un grupo de think tanks liderados por la Heritage Foundation. La Heritage Foundation es miembro de Atlas Network. Muchas de las propuestas del “mandato” son, francamente, aterradoras. No tienen nada que ver con las demandas públicas y sí con las demandas del capital.

 

Cuando Friedrich Hayek y otros formularon por primera vez los principios del neoliberalismo, creían que defenderían al mundo de la tiranía. Pero a medida que llegaban grandes cantidades de dinero y se creaba una red internacional de think tanks neoliberales para desarrollar y articular sus demandas, el programa que se suponía nos liberaría se convirtió en una nueva fuente de opresión.

 

En Argentina, donde Milei ha llenado el vacío dejado por el flagrante desgobierno de sus predecesores y es capaz de imponer, al estilo de una auténtica doctrina de shock, políticas que de otro modo encontrarían una feroz resistencia, las clases media y pobre están a punto de pagar un precio terrible. ¿Cómo sabemos? Porque se han aplicado programas muy similares a otros países, empezando por el vecino de Argentina, Chile, después del golpe de Augusto Pinochet en 1973. Y en la misma Argentina en 1976.

 

Estos lobbistas son como las proteínas espiga de un virus. Son los medios por los cuales el poder plutocrático invade las células de la vida pública y toma el poder. Es hora de que desarrollemos un sistema inmunológico.

 

* George Joshua Richard Monbiot (27 de enero de 1963) es un autor británico destacado por su activismo ambiental, social y político. Ha sido periodista y corresponsal en una decena de países y es columnista regular en The Guardian, conferencista y ha publicado varios libros.

Te puede interesar
Lo más visto
5

Definió Villarruel: la Ley Bases sorteó el escollo del Senado

ACTUALIDAD 13/06/2024

Fue porque al momento de la votación hubo 36 votos afirmativos y 36 negativos. Tampoco hubo abstenciones. Debatieron durante trece horas mientras en los alrededores del Congreso se produjeron serios incidentes entre las fuerzas de seguridad y manifestantes. Hubo varios heridos y detenidos. En La Plata, protestaron contra la ley con un “cacerolazo” en 7 y 50.