“Comelli lo atacó por la espalda y Thomsen le pegó tres patadas en la cabeza”

Un amigo de Fernando Báez Sosa complicó a dos de los ocho rugbiers que mataron al joven. El padre de la novia de la víctima dijo: “El cuerpo estaba como un animal en el medio del campo”.

Tras la segunda jornada en el juicio que se le hace a los ocho rugbiers que asesinaron a golpes a Fernando Báez Sosa (18) en Villa Gesell y en la puerta de un boliche, el panorama para dos de los implicados se tornó mucho más oscuro. Un amigo íntimo de la víctima, presente en la masacre, confirmó que Máximo Thomsen fue quien le pegó tres patadas en la cabeza, mientras que Enzo Comelli lo atacó por la espalda.

Juan Bautista Besuzzo fue el segundo de los amigos del damnificado que brindó su testimonio ayer y complicó mucho el presente de los deportistas, presos en la Alcaldía de Melchor Romero hasta el domingo que fueron trasladados a Lobos, donde se desarrolla el debate oral.

El joven contó cómo fue la pelea adentro de la discoteca Le Brique el 18 de enero de 2020 y también relató cómo siguió en la calle. Una vez ahí, explicó lo que hizo uno de los homicidas: “Sentó a Fer con un golpe”.

Ante eso, admitió que Fernando se rindió de rodillas, con la mirada hacia arriba, mientras uno de los salvajes le propinaba repetidas patadas en la cabeza. Juan Bautista quiso defenderlo pero él también fue golpeado y, ante eso, le fue a pedir ayuda a los patovicas, quienes no respondieron.

Desesperado, volvió junto a Fernando, quien ya estaba solo tras la paliza mortal: “Lo acariciaba y le decía: tranquilo, amigo, vas a estar bien. No respondía, estaba totalmente inconsciente, pero bueno, yo en mi cabeza añoraba la posibilidad de que estuviera escuchándome”.

Señalándolo, dijo que fue Comelli quien lo atacó por la espalda y Thomsen el autor de las patadas en la cabeza.

También contradijo a Hugo Tomei, el abogado de los ocho imputados, quien minimizó el hecho al marcar que la gresca en el boliche duró 20 o 30 segundos. Juan Bautista expuso: “Lo de afuera no fue una pelea, fue una emboscada”.

“No deseo a nadie ver lo que vi”

También declaró Oscar Rossi, el papá de Julieta, la novia de Fernando, de quien dijo que no estaba en condiciones de dar su versión.

El hombre aseguró : “No deseo que nadie vea lo que yo vi en la morgue. No le deseo a nadie como papá ver a Fernando acostado, esperando que lo ingresen a un cajón. El cuerpo de Fernando estaba como un animal en el medio del campo”.

Agregó que su hija Julieta no está preparada para afrontar el juicio. “Está entera, pero no está preparada para contar lo que vivió el día del hecho”, dijo. La joven se encuentra bajo tratamiento psicológico y con síntomas postraumáticos.