Gimnasia y Estudiantes pujan por entrar a la Libertadores

El conjunto de Néstor Gorosito se prepara para recibir al puntero Boca Juniors en el estadio del bosque el próximo jueves a las 21:30. Si bien, la posibilidad de dar la vuelta olímpica quedó lejos, un triunfo lo pondría de nuevo en la conversación.

El torneo de Primera División entró en la recta final y el triunfo de Boca (42) sobre Vélez y la derrota de Atlético Tucumán en Paraná ante Patronato, depositó al equipo xeneize nuevamente en la punta del campeonato, aunque su juego no es muy convincente.

Pese a eso, el equipo que dirige Hugo Ibarra gana cuando tiene que ganar y lo hace y ya se muestra como serio candidato a salir campeón.

Tampoco hay que descartar a Atlético Tucumán (41), aunque la derrota ante el complicado Patronato, que lucha por no descender, lo obliga a no perder más puntos de acá al final.

Más abajo están Huracán (que perdió el clásico ante San Lorenzo por 1 a 0) y Gimnasia. Ambos tienen 37 puntos y están a cinco unidades de Boca. Un triunfo tripero lo dejaría a dos de Boca, pero el problema está en que tucumanos y académicos también deberían perder. En conclusión, Gimnasia depende no solo de sí mismo, si no de varios resultados, por lo que la ilusión del campeonato ya suena a una quimera.

Pero el premio que busca el conjunto platense es la clasificación a la Copa Libertadores, competencia que disputó en dos ocasiones y que no juega desde el año 2007. En ninguna oportunidad pudo superar la primera ronda.

Por ese motivo, el cruce entre el Lobo y Boca será crucial. Un triunfo tripero le devolverá la ilusión, aunque (como dijimos antes) no depende de sí mismo. Pero también lo dejará muy bien parado para entrar a la máxima competencia continental.

Enfrente, Estudiantes sigue buscando entrenador luego de la catastrófica como local ante Colón por 4 a 2 el pasado viernes.

En ese marco, se prepara para enfrentar a River en el Monumental y, Pablo Quattrochi será quien dirija al primer equipo hasta que finalice el torneo.

Pero más allá del partido, el equipo albirrojo busca entrenador y son varios los nombres que están dando vuelta. Algunos más sensatos y otros más utópicos.

Casi descartada la posibilidad de Sebastián Beccacece, otros nombres están dando vueltas en la órbita del club de calle 53.

Hernán Crespo, es del gusto de Juan Sebastián Verón, pero actualmente está dirigiendo en Catar y su suculento sueldo sería imposible de igualar.

También surgió un apellido desconocido para el fútbol local: Beñat San José, un entrenador español con pasado en el fútbol mexicano, boliviano y chileno. En estos dos últimos países salió campeón, pero muchos lo ven como un experimento y su nombre empezó a quedar relegado.

En las últimas horas, otros apellidos conocidos como los de Israel Damonte y Martín Palermo, ambos del riñon pincharrata también fueron puestos sobre la mesa. Otros como Ricardo Gareca y Marcelo Gallardo (quien podría dejar River) también sonaron, pero parece un delirio de algún trasnochado.

Sin embargo, todos los cañones parecen apuntar a Santiago del Estero y el nombre de Abel Balbo comienza a tomar fuerza para hacerse cargo del primer equipo de Estudiantes a partir de enero.

El llamativo viaje de Verón a ver su hijo (justo en el partido contra Gimnasia) y las posteriores declaraciones de Balbo negando cualquier charla sobre un supuesto ofrecimiento, no hacen más que alimentar las especulaciones.

Pese a que son muchos los apellidos que en el seno de la Comisión Directiva de Estudiantes se están barajando, la opción Balbo es la que seduce a gran parte de sus miembros y todo hace pensar que falta cada vez menos para verlo caminar por el country club de City Bell.