Más de la mitad de los enfermos de hepatitis no sabe que lo están, según el Hospital de Clínicas

Los testeos rápidos permiten detectar en pocos minutos la presencia del virus y empezar el tratamiento para la cura con medicamentos cubiertos al 100 por ciento.

Las hepatitis virales son muy frecuentes en Argentina y basta con un diagnóstico para poder tratarlas y curarlas, en vísperas de conmemorarse el Día Mundial contra las Hepatitis el 28 de julio, informaron desde el Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires y agregaron que los testeos rápidos permiten detectar en pocos minutos la presencia del virus y empezar el tratamiento para la cura con medicamentos cubiertos al 100 por ciento, que eliminan la enfermedad en pocas semanas, provistos por el sistema de salud.

Existe un 20 por ciento de la población que es especialmente vulnerable a la Hepatitis A y que puede desarrollar formas graves de la enfermedad, así que vacunarse es la mejor forma de prevenir estas afecciones, advirtieron desde el Hospital a través de un comunicado.

 «Si bien se suele asociar a la falta de cloacas y agua potable, sus causas de transmisión también pueden ser madre-hijo, fecal-oral (la cual se da con mucha frecuencia en nuestro país) y por el contacto con fluidos de una persona infectada). Se estima que el 80 por ciento de los adultos tuvimos Hepatitis A en la niñez de forma asintomática», explicó Esteban González Ballerga, de la División de Gastroenterología del Hospital de Clínicas. La Hepatitis B es la octava causa de muerte en el mundo, y después de los 50 años los riesgos de padecer la enfermedad aumentan cinco veces más, mientras que la Hepatitis C es la primera causa de trasplante hepático.

«Los tratamientos para la hepatitis han mejorado significativamente con los años y ahora basta con completar los esquemas de vacunación para evitar las formas graves de esta enfermedad», sostuvo. Para detectar la enfermedad el especialista detalló que se puede solicitar el test en sangre para saber si una persona tuvo Hepatitis A (HAV) en la niñez, y «si no la tuviste debes iniciar el esquema de vacunación», dijeron.

«Respecto a la Hepatitis B (HBV), si bien tiene baja circulación, es muy contagiosa y una vez que ingresa el virus es muy difícil de erradicar completamente y suele ser asintomático», agregó. Por su parte, la Hepatitis C (HCV) es la primera causa de trasplante hepático por cirrosis y cáncer de hígado en Argentina.

«Al tratarse de una enfermedad asintomática, solemos ver a los pacientes cuando se encuentra avanzada, pero existen tratamientos simples y efectivos que llegan a una tasa de curación en el 95 por ciento de los casos», indicó Ballerga. Y precisó «a grandes rasgos, el profesional recomienda evitar el consumo excesivo de alcohol, lavarse las manos al ir al baño y tener sexo con protección (utilizando preservativo). Estas son las medidas preventivas más efectivas para evitar la hepatitis y sus posteriores formas graves».

Por último, el Hospital de Clínicas informó que se estima que solo el 50 por ciento de las personas infectadas de Hepatitis C están diagnosticadas, y de ellas, la mitad ha confirmado su diagnóstico y solamente un 5 por ciento accede a un tratamiento.

«En este contexto, desarrollamos un programa de revinculación y simplificación de atención del paciente, el cual contó con el apoyo de la ONG Buena Vida y tuvo la finalidad de facilitar el acceso al diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de las complicaciones asociadas a la infección por el virus de la Hepatitis C, con grandes resultados», concluyó el profesional.