Estudiantes fue oportunismo puro, goleó y está en cuartos

Con dos goles de Manuel Castro y uno de Franco Zapiola, Estudiantes superó a Fortaleza 3-0 y clasificó tras el 1-1 en Brasil. Ahora va contra Paranaense.

Esa habilidad Pincha de aprovechar los momentos justos para sacar rédito de su historia copera se hizo presente otra vez en La Plata y Estudiantes despachó a Fortaleza con un contundente 3-0. De esta manera, luego de la igualdad 1-1 en Brasil, el equipo del Ruso Zielinski pasó a cuartos de la Libertadores, donde enfrentará a Paranaense.

En un duelo de dos equipos vertiginosos (al menos así pareció la visita al comienzo), el León fue el que mejor utilizó sus herramientas para construir la clasificación. De arranque se mostró letal, se fue al descanso en ventaja y, ya con un hombre de más, estiró en el complemento con un gol al minuto y un error garrafal del arquero rival.

A los 9 minutos de juego, Agustín Rogel -que había tenido una clara cerca del palo- elevó un centro perfecto desde la derecha y Manuel Castro rompió el cero con un gesto técnico espectacular de cabeza que hizo que la pelota supere por encima al guardameta y se cole por el ángulo superior izquierdo.

Corrían 21 cuando Yago Pikachu dejó a Fortaleza con 10. El brasileño le metió un pisotón con los tapones a Mauro Boselli, el VAR lo advirtió y el árbitro no dudó en mandarlo a las duchas después de revisarla.

Esa superioridad numérica acomodó aún más al León, que al minuto y medio del complemento volvió a rugir con otro cabezazo de Castro. El uruguayo, otra vez por la misma vía, metió un cabezazo después de un centro de Emanuel Más y estiró la diferencia a dos.

Y diez minutos más tarde llegó el golpe final que dejó en la lona al equipo de Vojvoda: Marcelo Boeck, el arquero brasileño, dejó corto un pase al medio y se la regaló a Zapiola. El juvenil de 21 años dijo ‘Gracias’, encaró, lo dejó por el camino y la mandó a guardar con un toque sutil.

Así, Estudiantes se afianzó como el claro dominador de la serie. Jugó con oficio, estuvo a la altura y se anima a postularse como uno de los fuertes candidatos. Ahora tendrá otro rival de Brasil: se viene Paranaense. Un nuevo desafío para el equipo del Ruso, que parece no tener techo.