Se confirmó el tercer caso de viruela del mono en la Argentina y el paciente no tiene antecedentes de viaje

La persona contagiada había realizado una consulta el pasado 6 de junio en una clínica privada porteña, tras presentar «dolor de cabeza y musical, fiebre, dolor de espalda y desarrollo de exantemas vesiculares».

El Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Carla Vizzotti, confirmó este viernes el tercer caso de viruela del mono en Argentina, aunque se trata del primero sin antecedentes de viaje.

«El Ministerio de Salud de la Nación informa que el Laboratorio Nacional de Referencia INEI- ANLIS Malbrán confirmó el 9 de junio el primer caso de viruela símica sin antecedentes de viaje en Argentina», precisaron a través de un comunicado de prensa.

Respecto del paciente infectado, especificaron que es «un ciudadano de 36 años residente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que actualmente se encuentra en buen estado de salud, cumpliendo el aislamiento correspondiente e internado para su cuidado».

La persona contagiada había realizado una consulta el pasado 6 de junio en una clínica privada porteña, tras presentar «dolor de cabeza y musical, fiebre, dolor de espalda y desarrollo de exantemas vesiculares».

Al menos cinco países del mundo confirmaron la aparición de casos de viruela del mono, una enfermedad viral que no se propaga fácilmente entre personas y no es grave. Aún así, la Organización Mundial de la Salud sigue de cerca su propagación.

«El 7 de junio se notificó el caso y la muestra fue derivada al laboratorio ANLIS Malbrán, que el 9 de junio emitió el resultado positivo de la PCR», señalaron desde la cartera sanitaria.

A nivel mundial, al 8 de junio se han reportado 1285 casos confirmados por laboratorio, en 28 países en donde la viruela símica no es endémica. No se ha registrado ninguna persona fallecida a la fecha en estos países. Desde principio de año, en el continente africano, se han reportado 1536 casos sospechosos (1356 corresponden a la República Democrática del Congo) y 72 fallecidos.

La viruela de mono es una enfermedad viral por zoonosis, o sea que se transmite de los animales a los humanos, aunque también puede transmitirse de una a otra persona.

«Es un virus que pertenece a la misma familia de la viruela, pero no hay que confundirlo con esta última respecto a cuán alarmante es. En la viruela, entre un 10 por ciento y un 30 por ciento de la gente muere, pero con esta cepa del virus del mono que circula actualmente, la tasa de muerte en África es de 1 por ciento o menos», dice el Gregory Poland, director del Grupo de Investigación sobre Vacunas en Mayo Clinic.

El virus provoca síntomas que se parece mucho, o son idénticos, a los de la viruela, pero con una excepción, comenta Poland: «En la viruela del mono, los ganglios linfáticos se hinchan, mientras que en la viruela, eso no ocurre».

Los síntomas clásicos son: fiebre, dolor de cabeza, muscular o de espalda, inflamación de ganglios y cansancio. Entre 1 y 5 días posteriores se agrega erupción en la piel, que pasa por distintos estadios hasta formar una costra que luego se cae. Las personas infectadas contagian hasta que se hayan caído todas las costras.

La viruela del mono se descubrió por primera vez en el año 1958, en una colonia de monos. El primer caso en seres humanos se informó en el Congo en el año 1970 y, desde entonces, los informes provienen mayoritariamente de países africanos.

«Nunca ha habido un brote de estas dimensiones fuera del África; sin embargo, ahora hay 120 casos conocidos o bajo sospecha en 12 países diferentes. Es algo sin precedentes», afirma Poland.

La transmisión de la viruela del mono puede ocurrir de una a otra persona mediante contacto estrecho con las lesiones, los líquidos corporales, las gotas respiratorias que se expelen al aire y otros objetos contaminados, como la ropa de cama.