Megatoma de Los Hornos: Para la Justicia, la ocupación de terrenos no constituye un delito

El juez federal de La Plata Alejo Ramos Padilla resolvió que la mega usurpación de Los Hornos no fue un delito y archivó el expediente que tramitaba desde 2020.

Según lo expresado por el extenso fallo del Juez Alejo Ramos Padilla la toma de tierras de 160 hectáreas, ubicado en predios del ex Club de Planeadores no constituye un delito porque la misma se realizó durante la luz del día.

El juez asegura que la culpa no es de los usurpadores, sino de la falta de alambrado perimetral o cerco que los protegiera de posibles intrusiones. Por lo tanto, el Juez expresó que «los implicados ingresaron al predio sin que se advierta la adopción de ningún tipo de medida tendiente a denegar o dificultar ese ingreso».

En tal sentido, manifestó que «el ingreso a los terrenos se produjo a plena luz de día -a las 16:15 horas- y que la delimitación informal de lotes con sogas, palos y alambres también ocurrió a la vista de todos».

La toma comenzó en febrero del 2020, un mes antes del comienzo de la Pandemia, y creció exponencialmente con más de 3000 personas habitando en viviendas precarias, en una zona inundable y de difícil urbanización.

Para el intendente de La Plata, Julio Garro se trata de una decisión judicial «alarmante y que sienta un precedente preocupante. Solicitamos a la Nación y Provincia la inmediata intervención, que apelen la medida y que se avance con el desalojo del predio ilegalmente ocupado, que genera un riesgo hídrico para toda la zona».

Es que, según las fuentes municipales, el fallo representa un antecedente peligroso debido a que convalida legalmente las tomas de tierras, un fenómeno que preocupa sobremanera a los intendentes del AMBA, que deben lidiar cotidianamente con intentos de usurpación tanto en terrenos públicos como privados.

«No se trata solo de dar luz, agua o trazar un barrio, que ya de por si está casi por fuera del alcance de los municipios, se trata de desactivar también redes delictivas que aprovechan la necesidad de los vecinos, regenteando loteos en un pingüe negocio, ni que hablar de la comisión de otros delitos», aseguraron desde la Comuna.

Todo ello en un contexto social explosivo, donde al aumento de la pobreza se suma un déficit habitacional de 3.5 millones de viviendas. Según el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) en el país hay 4416 asentamientos informales y quienes habitaban esos lugares concentran el 10% de la población de la población del país.