Alerta por el inusual brote de Gripe A y otros virus respiratorios

El Ministerio de Salud emitió un comunicado destinado al personal de salud en el que advierte de un aumento en el «número de casos de influenza A H3N2», fenómeno que coincide con la vuelta a la presencialidad.

El Ministerio de Salud emitió un comunicado destinado al personal de salud en el que advierte de un aumento en el «número de casos de influenza A H3N2», fenómeno que coincide con la vuelta a la presencialidad en gran parte de los trabajos, el inicio de clases 2022 en todo el territorio nacional y con una mayor circulación en la calle producto del fin de la época usual de vacaciones.

Muchos se preguntarán por qué ahora se habla de gripe estacional (de nombre técnico A H3N2) y ya no de coronavirus (virus SARS-CoV-2). Los expertos coinciden en que prácticamente ya no se testea contra el COVID-19, y hace ya varias semanas se perdió la dimensión del número real de infectados como así también de la circulación de las variantes.

La preocupación reina entre los infectólogos, que temen un posible rebrote ante la palpable sensación de que la pandemia terminó, aunque resaltan, «estamos lejos de ese escenario».

Por otro lado, manifiestan que era esperable un incremento en el número de casos de gripe por influenza, pero también otras enfermedades respiratorias y gastrointestinales, producto de los ingredientes ya nombrados al comienzo de esta nota.

Se «mezclan» en la «coctelera viral» por un lado el incremento de la presencialidad en trabajos, la escolaridad plena y la notable mayor movilidad que se puede ver a simple vista en las grandes urbes.

En este sentido, Lautaro de Vedia, infectólogo (MN 70640) y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), precisó: «La biología es dinámica y siempre cuando uno ocupa un lugar, otro es desplazado y cuando uno se va viene el otro.

El COVID-19 desplazó a todos los otros virus en su momento, vimos allí una caída importante en el número de personas con gripes comunes y/o otras enfermedades comunes».

«Ahora que el coronavirus está en franco descenso en cuanto a número de contagios registrados, reaparecen otros números y entre ellos el de la influenza. Tal vez cómo se menciona, el inicio de las clases y actividades puedan tener algo que ver en este esquema aunque es discutible por los métodos de prevención que empezamos a usar a partir del COVID-19, como el uso del barbijo», reforzó.

El especialista cree que no está del todo claro por qué se adelantó la «temporada» de casos de gripe estacional, generalmente comunes para abril, mayo. Y en coincidencia con la mayor parte de la comunidad científica, advirtió que el virus de la gripe no preocupa como lo hace el coronavirus ya que no cuenta con una tasa de mortalidad alta y no cambia prácticamente en las conductas de tratamiento y en sus medidas de prevención, que son las mismas en ambas enfermedades.

La infectóloga (MN 76451) jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles y Emergentes de la Municipalidad de San Isidro e integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) Elena Obieta, coincidió con de Vedia: «Durante los dos años de pandemia en parte por la altísima contagiosidad del COVID-19, esta afección no dejó lugar a otros virus respiratorios. No hubo particularmente circulación de virus gripe. Ahora, en un escenario con la gente parcial o totalmente inmunizada por haber tenido coronavirus o por las vacunas o por ambas circunstancias, le deja lugar a la gripe que es una enfermedad endémica».

Obieta recomendó que en este panorama, este año es indispensable aislarse ante síntomas gripales ya que tanto la influenza como en el coronavirus son altamente contagiosos y es esencial reforzar los esquemas de la vacunación tanto antigripal como en los refuerzos de COVID-19, focalizando en llegar al 100% de nuestra población objetivo: mayores de 60, personas con diabetes, embarazadas, obesos, gente con inmunodeficiencia, VIH, insuficiencia renal, patologías hepáticas crónicas, fibroquísticos.

«Tener buenos niveles de cobertura de vacunación para gripe nos va a permitir no tener que lamentar enfermos graves en las terapias intensivas» alertó la infectóloga.

Desde la Fundación del Centro de Estudios Infectológicos (Funcei) recordaron que pueden aparecer otros cuadros respiratorios como la bronquiolitis, sobre todo en niñas y niños menores de 2 años, cuyo origen puede ser el virus sincicial respiratorio (VSR), adenovirus o virus de la gripe o las neumonías cuando los mismo virus o bacterias comprometen los pulmones. Estos casos se ven mucho más con el advenimiento de la vuelta a clases, resaltan los infectólogos.

Además están las infecciones gastrointestinales que «pueden causar vómitos y diarrea» y que «si bien son menos frecuentes que las respiratorias, casi todos los niños presentan alguna al año».

«Las causas de las diarreas son muchas y diversas; dentro del grupo de los virus más frecuentes debemos mencionar al rotavirus, adenovirus y norovirus», informó la Fundación a través de un comunicado, en el que recordó que estos cuadros también puede darse por bacterias como Escherichia coli, Salmonella y Shigella y Campylobacter.

Frente a estas infecciones, Funcei recomendó realizar un estricto lavado de manos, en especial luego de la manipulación de pañales (en el caso de guarderías) y antes del contacto con la comida, y también una correcta limpieza y desinfección de las superficies.

«Es importante también excluir al personal encargado de manipular alimentos cuando presente síntomas de enfermedad. Se debe además consumir alimentos bien cocidos, y pasteurizados y la vacunación contra el rotavirus y la hepatitis son medidas fundamentales de prevención», concluyó el documento.

Por último pero no menos importante, cabe resaltar que si los niños presentan cuadros gripales, respiratorios, gastrointestinales y/o malestar no deben asistir a clases y se recomienda que se mantengan aislados hasta que los síntomas cedan.