Dura advertencia a los piqueteros: «Basta de apretar a los argentinos»

El ministro de Desarrollo Social pidió «buscar otra modalidad de protesta» después del acampe de las organizaciones de izquierda en el centro, la semana pasada; «Los que transitan por la avenida también tienen derechos», planteó

Después del acampe de los piqueteros de izquierda que colmó el centro porteño la semana pasada y ocasionó un caos de tránsito durante 48 horas, el ministro de Desarrollo Social, «Juanchi» Zabaleta, reforzó su postura contra los cortes de calles esta mañana y lo hizo en duros términos. «Basta de apretar a los argentinos», les pidió a los dirigentes sociales de las organizaciones no alineadas con el Gobierno. También les dijo que busquen «otra modalidad de protesta» y en un discurso bastante inusual en las filas frentetodistas advirtió: «Los que transitan por la Avenida 9 de Julio también tienen derechos».

Tras asegurar que no va a haber más altas en los programas sociales y estar enfocado en la reconversión al trabajo de esos planes, Zabaleta también rechazó recibir en su ministerio a aquellos que estén al mismo tiempo interrumpiendo la circulación.

«Es una gestión que nunca paró y marca en este momento crítico que lo que quiere hacer es generar empleo formal y decir ?basta de apretar a los argentinos’. Basta de apretar a los argentinos de esta forma, hay que buscar otra modalidad de protesta. Nosotros comprendemos y entendemos que hay derechos constitucionales y los respetamos, pero basta de apretar a los argentinos», reclamó hoy el exintendente de Hurlingham en Radio Mitre.

Dijo también que lo que pasó en la Avenida 9 de Julio «es de laburantes contra laburantes» y expresó: «Los argentinos que transitan por la 9 de Julio, taxistas, remiseros, las mujeres que van en Metrobus a trabajar o a su casa también tienen derechos. Tenemos que lograr garantizar esos derechos en un marco de diálogo. No hace falta cortar calles para hablar con el ministro o con el equipo del ministerio. Siempre estamos con las puertas abiertas conversando».

Así, el ministro envió un fuerte mensaje a las organizaciones de izquierda que no cesaron en sus reclamos ni siquiera en la etapa más álgida de la pandemia de coronavirus. Pero eso no fue todo. Sin nombrarlo, fue tajante cuando respondió al respecto de los dichos del dirigente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, uno de los promotores del acampe y ferviente crítico de su gestión desde que desembarcó en el edificio con la cara de Eva Perón, en reemplazo de Daniel Arroyo.

«Basta de frases rimbombantes, hay que sentarse y entender que en un momento crítico Desarrollo Social va a seguir garantizando la prestación alimentaria, construyendo espacios de primera infancia, urbanizando; pero también tiene que garantizarse que los que circulan por la Ciudad lo puedan hacer. Tiene que ver con sentarnos y buscar otra forma de protesta», dijo Zabaleta, que tiene de aliado al triunvirato conformado por la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Movimiento Evita y Barrios de Pie-Somos, las agrupaciones que ostentan cargos en la estructura gubernamental.

Con las intenciones de «retomar el diálogo» no solo con las organizaciones sociales, sino también con representantes de las iglesias, de los municipios y de los gobiernos provinciales, el funcionario sostuvo que se deben acelerar «cambios estructurales» relacionados al empleo y al fortalecimiento de la economía popular.

«Estamos y ofrecemos desde un área de Desarrollo Social que urbaniza barrios, que las cooperativas puedan trabajar. Hay organizaciones que son más lejanas al Gobierno, por no decir opositoras, que forman parte de esa tarea. Les proponemos urbanizar un barrio popular, que ellos presenten un proyecto y que les puedan dar trabajo a hombres y mujeres a partir de la cooperativas, para mejorar la calidad de vida y para tener trabajo», marcó como una salida a los pedidos múltiples de la izquierda que se intercalan entre mayor asistencia social y quejas por la inflación y por el pacto de la Casa Rosada con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al respecto de esto último, dijo que «siempre va a haber propuestas» para quienes reclamen un empleo formal y remarcó una vez más que la convergencia con el organismo internacional no viene de la mano con un ajuste en su área.

«Basta de apretar a los argentinos de esta forma. No se lo merecen. Hay un gobierno que hace un esfuerzo enorme, saliendo de una situación complicada por el acuerdo con el FMI y ese acuerdo no va a tocar un solo programa que amplíe derechos, igualdad y justicia social en la tarea de los programas del ministerio. Vamos a seguir construyendo espacios de primera infancia, playones deportivos, garantizando la prestación alimentaria, porque hay millones de argentinos que la están pasando mal y ahí vamos a estar», aseguró.